Ordenar:

Filtros

Ordenar:

Por muchos cuidados que dediques a tu piel cada día, si no la proteges de los efectos dañinos del sol, no te servirán de nada. Es una de las principales causas del envejecimiento prematuro y además provoca otros daños en tu salud.

¿Cómo proteger tu piel del sol cada día?

Proteger la piel de los efectos dañinos del sol repercute positivamente en su aspecto y en tu salud a nivel general. Hoy en día todo el mundo tiene claro que exponerse a los rayos solares sin ningún tipo de protección resulta muy peligroso. Por eso, toma nota de los siguientes consejos al respecto.

1. Prepara tu piel

Antes del verano te recomendamos que prepares tu piel. Es importante que hidrates de manera adecuada tanto tu rostro como el resto del cuerpo. Es posible que necesite algunos cuidados extras. Existen productos específicos que pueden proporcionar un cuidado adicional a tu piel.

También puedes encontrar algunos tratamientos en forma de pastillas que tienen justo ese mismo objetivo, que tu piel esté lista para afrontar una mayor exposición al sol como la que tiene lugar en verano.

2. Productos caducados

No solo debes cuidar tu piel con los productos adecuados, también estos deben encontrarse en buen estado. Una cuestión importante a la que no siempre se le presta la debida atención es su fecha de caducidad.

Debes tener en cuenta que todos los ingredientes que se utilizan tienen un periodo de tiempo en el que actuarán de la manera adecuada y que pasado dicho tiempo pueden no ser tan efectivos.

Por eso, antes de utilizar algún producto que tengas en tu casa comprueba siempre que no esté caducado. Sobre todo, hazlo al comienzo de cada temporada si optas por usar productos del año pasado. Recuerda que, si el producto está caducado, no cumplirá su cometido de manera adecuada.

3. No quieras estar moreno

Estar moreno ya no es sinónimo de salud, sino todo lo contrario. Por supuesto, nos referimos a contar con un tono de piel más oscuro al tuyo debido a la exposición a los rayos solares.

Es posible que te veas mejor con más color o que incluso lo estés, pero tomar el sol tiene tantas desventajas para tu piel y para tu salud que debes evitarlo. Si eres de los que pasas horas en la tumbona para coger color, deja de hacerlo. No merece la pena.

4. Evita las horas principales de sol

En la medida de lo posible, intenta no estar en la calle en las horas de mayor exposición solar, entre las 12 de la mañana y las 3 de la tarde. Por supuesto, no vayas ni a la playa ni a la piscina en esas horas.

Tampoco es un buen momento para practicar ningún tipo de deporte al aire libre. Es muy importante que prestes atención a este último consejo, ya que de no hacerlo podrías sufrir un golpe de calor.

5. Protector solar

¿Es el protector solar solo para el verano? Ni mucho menos, es cierto que la exposición a los rayos solares es inferior en los meses de invierno, pero también es necesario utilizar productos de este tipo.

De hecho, muchas personas se limitan a proteger su piel del sol únicamente cuando van a la playa o a la piscina y la descuidan el resto del año. Sin embargo, esto es un error, ya que el sol es peligroso siempre y por lo tanto siempre hay que salir a la calle durante el día con un protector solar.

Puedes utilizar un protector solar, pero también una crema hidratante o un maquillaje que cuente con esta característica. Procura buscar siempre productos de calidad, que cuiden de tu piel además de protegerla.

6. Complementos

No solo es importante utilizar un buen protector solar, sino que también debes usar algunos complementos de ropa que te ayuden en esta tarea. Por ejemplo, las gafas de sol son imprescindibles si quieres mantener tus ojos protegidos de los daños que provoca su exposición al sol.

Otra parte de tu cuerpo que debes cuidar es la cabeza. Intenta salir con un gorro, un sombrero, un pañuelo o un complemento similar en las horas principales del día para que los rayos solares no alcancen esa parte de tu cuerpo.

7. Lugares de sombra

Si tienes que caminar por la calle en las horas más soleadas del día, busca siempre el camino más sombreado. No es ninguna tontería, ya que puede evitar que te expongas a los rayos del sol más de lo estrictamente necesario.

Es importante que también busques la sombra cuando vayas a la playa o a la piscina. Puede ser una buena idea llevar siempre contigo una sombrilla para protegerte del sol.

8. Cremas bronceadoras y rayos UVA

Ya hemos mencionado en un punto anterior que no es nada recomendable querer estar moreno, pero lo es aún menos utilizar ciertos métodos para acelerar el proceso.

Uno de ellos son las cremas bronceadoras, se trata de un cosmético diseñado para reducir el tiempo que tu piel tarda en alcanzar el tono deseado. Debes tener en cuenta que este tipo de productos no cuentan con protección, por lo que puedes terminar quemando tu piel y sufriendo efectos aún peores.

Los rayos UVA son otro de los métodos nada aconsejables. Además de provocar quemaduras, contribuyen al envejecimiento prematuro de tu piel e incluso pueden provocar cáncer de piel.

9. Nutre tu piel

Es muy importante que durante todo el año nutras tu piel de manera adecuada. Debes tener una buena rutina de cuidados corporales, tanto en invierno como sobre todo en verano, cuando tu piel pasa más tiempo expuesta al sol.

Utiliza productos de calidad y alguno que sea específico para nutrir la piel después de haber recibido los rayos del sol. Debes ser constante con este asunto para que sea efectivo.

10. Revisiones anuales

Es importante que al igual que visitas a otros médicos especialistas cada año, tengas una cita con tu dermatólogo también de forma anual. Podrá evaluar el estado de salud de tu piel y darte las recomendaciones que necesitas sobre su cuidado.

Por supuesto, si entre cada visita sospechas que tienes cualquier problema relacionado con tu piel, no dudes en adelantar tu cita. Además, sigue siempre todos los consejos que te dé y evita todo lo que te aconseje evitar.

¿Qué más puedes hacer para cuidar tu piel de los efectos dañinos del sol?

Además de todo lo que has visto hasta ahora, te recomendamos que utilices nuestra línea de productos específicos para proteger tu piel de los efectos perjudiciales del sol. Estas son las principales opciones:

  • Centapil Sun. Se trata de un complemento alimenticio antioxidante y protector actínico. Está elaborado a base de plantas, vitaminas y minerales. Aporta vitaminas A, C y E que ayudan a proteger tu piel.
  • MS Fotocontrol Familiar. Se trata de un gel fluido hidratante indicado para proteger la piel de las radiaciones solares. Está libre de aceites, así que la piel no se ve brillante, pero sí hidratada.
  • MS Fotocontrol Ultra. Es un gel libre de aceites que proporciona toda la hidratación que necesita la piel, además evita los daños que producen los rayos solares en cuanto a envejecimiento.
  • Vip Skin Filtro Solar SPF50+. Este protector aporta hidratación y flexibilidad a tu piel. Además, previene el fotoenvejecimiento y filtra las radiaciones ultravioletas e infrarrojas.

Sin duda, estos productos te permitirán disfrutar de una piel cuidada y protegida de los efectos dañinos del sol.