IDP - International Dermatologic Product
Mi Cesta Artículos
  • Subtotal
  • Gastos de envío
  • Total

Piel grasa

Descubre todos nuestros productos, cremas hidratantes y complementos alimenticios específico para pieles grasas.

También puedes ver nuestras cremas hidratantes y demás productos desarrollados especialmente para pieles normales, pieles mixtas, pieles secas o pieles sensibles

Tener la piel grasa es algo mucho más común de lo que podemos pensar.

Son muchos los factores que pueden llegar a actuar en la aparición de un exceso de sebo y otras sustancias oleicas en la superficie de la piel.  Generalmente la genética y el equilibrio hormonal son factores básicos Con todo, aspectos como la alimentación y, especialmente, la higiene, son fundamentales, por lo que no conviene perderlos de vista para conseguir que este problema no llegue a mayores.

Qué es la piel grasa

Es evidente que las pieles grasas son un tipo de piel que se distingue perfectamente de los otros que son comunes en el ser humano. De hecho, puede que la de tipo de graso sea la piel más reconocible por una serie de circunstancias que se pueden entender con total facilidad. 

Por su aspecto, este tipo de piel se define por presentar una superficie ligeramente brillante y untuosa. Las pieles grasas tienden también a presentar una ligera humedad en su superficie, algo que se debe a la presencia de sustancias sebáceas que son excretadas de forma más elevada que en el resto de pieles.
Así, por norma general, las pieles que tienen una característica grasa suelen estar siempre ligeramente brillantes y con la apariencia de tener una película oleosa en su superficie, algo que se confirma al tacto.
Ahora bien, estas características estéticas solo son el fruto de una serie de circunstancias que son las que definen a este tipo de piel. Así, quienes cuentan con este tipo de piel deben saber que su grosor es muy superior al de las restantes pieles y que, además, cuentan con una dilatación de los poros mayor y una cantidad de sebo secretado muy importante.


La combinación de mayor grosor, gran dilatación de los poros y mucha secreción sebácea son las características que definen a las pieles de tipo graso. Podría parecer que esto no deja de arrojar desventajas para las personas que la padecen. Sin embargo, no todo es malo, ya que este tipo de piel suele tener algunas ventajas sobre las demás. Por ejemplo, son resistentes al envejecimiento y a los impactos ambientales como el frío, por lo que su imagen suele ser mejor a largo plazo que la de cualquier otro tipo de piel.


Con todo, su tratamiento es esencial para evitar problemas como los frecuentes puntos negros o las temidas espinillas, afecciones muy comunes en las personas que tienen grasa en la piel.

¿Por qué es importante usar crema hidratante para piel grasa?

No es nada extraño escuchar consejos de salud y belleza que hablan de la inconveniencia de hidratar las pieles de tipo graso. Esto es un gran error ya que el exceso de grasa en la piel no es ningún remedio para que esta tenga un déficit de hidratación que impedirá que se disfrute de una salud cutánea adecuada.
La hidratación de la piel tiene que ver con el agua, no con las sustancias sebáceas que son comunes en las pieles de tipo graso. Es más, puedes estar teniendo en apariencia una piel brillante debido a la grasa y estar sufriendo problemas debido a la necesidad de hidratación que tiene tu piel. Es decir, por mucha grasa que produzcas, algo que incluso puede deberse a problemas de hidratación, hacer uso de un buen tratamiento hidratante para piel grasa es fundamental.


Eso sí, no todos los productos son iguales. Lo primero que debes saber es que el que elijas debe estar especialmente indicado para el tipo de piel que tienes. Pero no solo eso, también es vital disponer de tratamientos complementarios como una crema para protegerte del sol.


El invierno puede ser una época muy delicada para tu epidermis si no sabes cómo cuidarla. Puede que ya sepas que el frío provoca un cierre de los poros de tu piel manteniendo una apariencia alejada de la que la de tipo graso suele tener durante el verano o la primavera. Esto se debe a la climatología, no a una mejor salud de tu piel. Es más, puede que el frío reseque la piel de una forma tan intensa que esta se defienda produciendo una cantidad de grasa mayor, por lo que no hidratar tu piel con una crema o loción específica puede empeorar y mucho el estado de la misma.

Causas de la piel grasa

Es frecuente escuchar falsos mitos sobre la aparición de la grasa en la piel, por lo que no está de más que este asunto quede perfectamente claro para que puedas saber cómo corregirlo y combatirlo de forma eficaz y sencilla.


Lo primero que debes tener claro es que en gran medida, tu piel grasa se debe a la herencia genética que has recibido. Los padres suelen pasar este tipo de rasgo genético, por lo que no se puede luchar a fondo contra él. Da igual la edad en la que se empiecen a manifestar los aspectos esenciales de este tipo de piel, lo normal es tener una predisposición a ello que no hay que olvidar nunca.


Eso sí, hay situaciones que pueden empeorar mucho los rasgos de esta piel. Algunos aspectos como los cambios hormonales que se producen en la adolescencia son inevitables aunque pasajeros. Otros, por el contrario, sí que pueden ser controlados de forma efectiva para reducir la incidencia que la grasa tendrá en la piel. Por ejemplo, las situaciones de estrés suelen elevar las secreciones sebáceas de forma muy importante, por lo que conviene tenerlas controladas en la medida de lo posible. Una alimentación inadecuada en la que los productos ricos en grasas tengan una gran presencia o el uso de cosméticos incompatibles con este tipo de piel también son causas que pueden hacer que el problema aparezca o que se incrementen sus síntomas, por lo que no deben ser ignorados si se desea mejorar la situación.

Cremas para pieles grasas

Lo que salta a simple vista a la hora de elegir una crema de este tipo es que no puede contener nada de grasa. Existen opciones ideales que evitan este problema sin perder en ningún momento su poder hidratante, por lo que siempre hay que buscar una opción en la que se indique adecuadamente que la crema está destinada para ser usada en pieles de tipo graso.


Este es solo el primer paso ya que existen otros requisitos que la crema debe ofrecer. Por ejemplo, venir acompañada de sustancias naturales que favorezcan la salud de la piel es siempre una buena elección. Sustancias como el azahar, los cítricos y otros similares son componentes naturales presentes en algunos productos que ayudan bastante a recuperar la salud de la piel grasa de una forma cómoda y sencilla.