IDP - International Dermatologic Product
Mi Cesta Artículos
  • Subtotal
  • Gastos de envío
  • Total

Hidratantes

10% DE DESCUENTO EN MEDICAL SKIN
Bienvenido Otoño

Cremas hidratantes: qué son y para qué sirven

Un setenta por ciento de nuestra piel está compuesto por agua. En niveles adecuados, la humedad contribuye a preservar su elasticidad. En contraste, cantidades bajas de agua ocasionan que la superficie cutánea se torne áspera y seca. Afortunadamente, el organismo realiza procesos que le permiten aprovechar el agua de los alimentos y líquidos, procesarla y distribuirla por la piel.

Además de llevar una dieta sana y tomar diariamente las cantidades sugeridas de agua, hay otra manera de mantener tu piel en excelentes condiciones: consiste en la aplicación de cremas hidratantes. A continuación, veremos para qué sirven.
 

Qué es una crema hidratante

Algunas personas piensan que las cremas humectantes e hidratantes son iguales, que, de hecho, son dos palabras para hacer referencia al mismo producto. Pero, en realidad, son distintas y tienen diferentes propiedades.

Las cremas humectantes son de consistencia ligera, ayudan a la piel a absorber más agua y crean una barrera que retiene la humedad por más tiempo. Por su parte, las hidratantes llegan hasta las capas más profundas de la piel y aportan nutrientes esenciales para llevar a cabo su metabolismo. Las variedades naturales se elaboran con aceites de origen vegetal. Otras son fabricadas en laboratorio y contienen minerales, sales y vitaminas.

Los usos de las cremas también son distintos y no se contravienen entre sí. Las humectantes hacen muy buen trabajo protegiendo el cuerpo y el rostro de las partículas contaminantes presentes en el aire. Por otro lado, se recomienda aplicar las hidratantes en la noche justo después de bañarse y antes de dormir.

Por sus características, la piel del rostro es claramente distinta a la del resto del cuerpo. Por eso, existen productos diseñados para tratar una zona específica, y las cremas hidratantes no son la excepción. A continuación, hablaremos de las propiedades de dos variedades de cremas: las faciales y las corporales.
 

Beneficios de usar crema hidratante facial

Tu rostro nunca pasa desapercibido. Si no cuenta con el porcentaje adecuado de agua, tanto tú como los que te rodean lo notarán fácilmente. Lo mejor que puedes hacer es mantenerlo en buen estado con la ayuda de una crema hidratante facial. Sus principales aportaciones son:

  • Preserva la suavidad de la piel.
  • Le otorga mayor elasticidad reduciendo la aparición de las arrugas.
  • ­Los poros parecen menos dilatados.
  • Reduce la intensidad y frecuencia de la formación de puntos negros.

Algunos problemas del cutis que pueden afectar a la apariencia del rostro son el exceso en la producción de grasa o, por el contrario, la deficiencia de la misma (lo que ocasiona sequedad). También tenemos el caso de la piel que registra alta sensibilidad a estímulos externos como la luz y el calor procedente de los rayos solares, el humo y el polvo, entre otros factores ambientales.

Por lo tanto, además de las ventajas generales antes mencionadas, los beneficios de las cremas faciales dependen de la clase de piel en la que se apliquen:

  • Seca: reduce las líneas de expresión y las arrugas, recupera la frescura, vitalidad y suavidad y elimina la constante sensación de picor.
  • Grasa: la piel cuenta con un conjunto de glándulas conocidas como sebáceas. En cantidades normales, la grasa producida por las mismas constituye una protección natural para la superficie del rostro. Sin embargo, cuando dicha producción se sale de control, los poros se dilatan y el acné comienza a proliferar. En este caso, no hay que abusar de los productos hidratantes. Más bien, se deben aplicar en pequeñas dosis, precedidos de una limpieza y una exfoliación en el área a tratar. 
  • Sensible: junto con las hidratantes, se deben aplicar cremas y geles que protejan y regeneren la epidermis. El bloqueador solar es uno de los mejores productos para las personas con piel sensible.

Beneficios de usar crema hidratante corporal

La piel es un órgano externo, expuesto al ambiente y a los microorganismos. La edad también juega en su contra. A medida que envejecemos, retiene menos líquidos que antes. Y al igual que la piel del rostro, la del resto del cuerpo tiende a secarse, con la consiguiente tirantez y escamación. 

Aplicar una crema hidratante corporal alienta la producción de grasa en proporciones normales y la formación de una barrera natural que protege contra las infecciones y las partículas contaminantes. Asimismo, contribuye a alcanzar la elasticidad y humedad que caracteriza a una piel sana. Se recomienda aplicar una cantidad generosa en todo el cuerpo diariamente después de la ducha.
 

Mejor crema hidratante

No es posible afirmar de forma categórica cuál es la mejor crema hidratante. Como dijimos antes, cada persona tiene necesidades distintas. Sin embargo, los dermatólogos recomiendan utilizar productos que cumplan con las siguientes condiciones:

  • Buen factor de protección solar
    Un FPS de 30 o más retrasa los signos de envejecimiento, disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de piel y te protege de las quemaduras solares.
  • Amonium lactate
    Combinación de ácido láctico e hidróxido de amonio indicado para reducir la sequedad en la piel, así como daños por descamación o escozor. Se caracteriza por aumentar la humedad en la piel.  
  • Retinol: es un compuesto que se deriva de la vitamina A. Entre otras cosas, destaca por sus beneficios cosméticos: elimina manchas, suaviza las líneas de expresión, le da a la piel un tono uniforme y contrae los poros abiertos.
  • Glicerina
    Empleada para tratar la piel seca, áspera y escamosa, también previene el escozor e irritación. Ayuda a que la piel esté hidratada y lisa. También se emplea contra la dermatitis.
  • Ácido hialurónico
    Se encuentra en tejidos de nuestro cuerpo. Al aplicarlo provee de propiedades humectantes y ayuda a retener el agua en la piel por más tiempo. Disminuye el envejecimiento de la piel.
  • Cyclohexasiloxane
    Es un agente acondicionador de la piel, provee sensación sedosa y humectante. Se usa en productos de cuidado cutáneo como hidratantes, protectores solares y correctores.
  • Ethylhexylglycerin
    Derivado de la glicerina que evita que los gérmenes se multipliquen y reduce la tensión interfacial. Puede usarse como desodorante y acondicionador cutáneo.
  • Phytic acid
    Es un producto biodegradable, natural y vegetal. Sus propiedades lo hacen un agente humectante y controlador de sebo excelente. Además de tener cualidades antioxidantes y quelantes.
  • Hydrogenated olive oil unsaponifiables
    Indicado para el tratamiento de la piel seca y sensible porque hidrata y reduce el aspecto envejecido. Es inocuo y no irritante por lo que puede encontrarse entre los mejores productos farmacéuticos y cosméticos.
  • Lecithin
    Es un excelente emulsionante, lubricante y surfactante que tiene propiedades tensoactivas. Brinda a la piel un aspecto suave y uniforme. Ideal para tratar piel seca y/o dermatitis.

En conclusión, es muy importante que elijas cremas hidratantes idóneas y que las utilices diariamente. Si así lo haces, disfrutarás de una piel bella y saludable.