IDP - International Dermatologic Product
Mi Cesta Artículos
  • Subtotal
  • Gastos de envío
  • Total

Antiséptico

10% DE DESCUENTO
y además tu compra tiene regalo

¿Qué son los antisépticos?

Los antisépticos son sustancias creadas para evitar o suprimir la proliferación de los agentes infecciosos sobre la piel. Se utilizan de forma local, sobre la superficie de la piel, en el área a tratar. Dependiendo del tipo de herida al que se aplica existen varias categorías: 
 

  • Fungicidas: para tratar contra los hongos.
  • Bactericidas: para tratar las bacterias.
  • Virucidas: para tratar los virus.
  • Esporicidas: para tratar las esporas.
     

Se usan, principalmente, para tratar las heridas, pero también es necesario realizar una antisepsia con carácter previo a cualquier cirugía para evitar que los gérmenes ataquen al organismo. 

Los antisépticos para heridas son el primer remedio para detener una infección ya que, gracias a su acción, se eliminan los microorganismos que atacan a los tejidos. Su uso se realiza sobre la piel ante la aparición de heridas, llagas, hongos, etc. 

 

Los principales tipos de antisépticos para heridas

  • Clorhexidina
    Sustancia activa que se aplica para tratar las bacterias y hongos de la familia cándida. Se utiliza sobre la piel y las membranas mucosas, especialmente en dermatología, excepto en ojos y oídos. Ejemplos: Diaseptyl, Septivon y Septeal. 

 

  • Pentylene

    ​Glycol Especial para tratar la piel seca y escamosa, ayuda a su regeneración por su efecto humectante y acondicionador, mejora el aspecto de la piel. Tiene capacidades antimicrobianas por lo que impide que las bacterias crezcan.

 

  • Triclosan
    Es un agente antibacteriano que se usa como antiséptico y desinfectante. Sirve como solvente de sustancias químicas orgánicas que son insolubles en agua. También es un buen desinfectante, por lo que se utiliza en lociones que combaten bacterias y sirve como conservante de medicamentos.

 

  • Propyleneglycol
    Es incoloro, insípido e inodoro, su apariencia es similar a la del agua. Tiene propiedades humectantes que lo hacen apto para el cuidado de la salud y para utilizarse en productos cosméticos y farmacéuticos.

 

  • Polisorbate 20
    También es conocido como Tween 20. Emulsionante que tiene propiedades detergentes, lo que ha hecho que se utilice en limpiadores faciales, tonificadores, ambientadores y jabones para el cuerpo.

 

  • Disodium EDTA
    Es un ácido que funciona como conservante, estabilizador y quelante. También se usa para remover impurezas y estimular las capacidades de limpieza en soluciones cosméticas y médicas.

 

Cómo usar los antisépticos

El primer paso consiste en limpiar la piel con agua y jabón. Después, la secaremos bien, para que el producto penetre en la piel. 

Nunca deben mezclarse dos tipos de sustancias sobre la misma herida, dado que podría haber posibles interferencias y la mezcla podría anular los efectos o, incluso, causar alguna reacción tóxica (por ejemplo, la que se produce al mezclar mercurio y yodo).

Es importante ver la fecha de caducidad del producto y respetarla siempre.

 

Antisépticos para heridas, ¿cuál debemos elegir?

Tras sufrir una caída, un corte o una quemadura, la piel se debilita. Para evitar la proliferación de bacterias es muy importante proceder de inmediato a limpiar la herida con agua y jabón y desinfectarla. Para cada herida concreta existe la solución antiséptica más adecuada. Aquí te ofrecemos un breve resumen, para que elijas siempre el producto más adecuado. 
 

  • En una herida sucia
    Cuando una herida está sucia y la piel lleva tierra, grava o arena, se recomiendan los antisépticos a base de peróxido de hidrógeno. Esta solución, en contacto con la piel formará espuma con la que se eliminará la suciedad de la superficie, limpiando la herida.

 

  • En una herida abierta
    Cuando la piel está en carne viva se recomienda un producto sin alcohol para evitar irritar la piel. Lo más adecuado, en este caso, son las soluciones a base de triclosán, etc que es muy bien tolerada por la piel y que actúan sobre bacterias, hongos y virus. 

 

  • En una herida cerrada
    Ante heridas como una uña encarnada o una astilla, se recomienda una fórmula que penetre fácilmente en la epidermis. Los productos a base de cetrimida o hexamidina han demostrado tener una buena actividad antibacteriana en este tipo de heridas.

 

  • En quemaduras superficiales
    Para desinfectar las quemaduras superficiales, los mejores productos son los derivados yodados en forma de solución acuosa, ya que ayudan a luchar contra las bacterias y las infecciones por hongos. Sin embargo, estas soluciones tienen el problema de que su color puede impedir el seguimiento adecuado de la quemadura o la herida.

 

  • Para prevenir una herida
    Sobre la piel sana para evitar una herida, por ejemplo, antes de una inyección, el mejor antimicrobiano es el alcohol de 60 o 70 grados. Sin embargo, el alcohol no está recomendado para las quemaduras o determinadas heridas, ya que puede irritar la piel o producir picor. 

 

Recomendaciones antes de usar los antisépticos

Si tenemos el antiséptico en el botiquín hemos de comprobar, previamente a su uso, que no ha caducado. 

Antes de aplicar el antiséptico hay que lavarse las manos con agua y jabón para no añadir más bacterias. Posteriormente, limpiaremos también la herida con agua y jabón y secaremos la piel alrededor de la herida, pero sin tocar la herida para evitar dañar más la piel. 

Una vez elegido el antiséptico, humedeceremos una gasa con el producto y lo iremos aplicando poco a poco, empezando desde el interior hasta el exterior de la herida. Cuando la herida se haya desinfectado la cubriremos con una gasa para que no esté expuesta a otros gérmenes. No hay que olvidar que en este momento la piel está abierta, por lo que puede contaminarse rápidamente. Cambiaremos la gasa todos los días para mantener la herida limpia, lo que favorecerá su curación. 

Todos estos consejos son válidos para las pequeñas heridas, es decir las que afectan a la capa superficial de la piel. En el caso de que la herida sea profunda o no deje de sangrar, hay que acudir de inmediato al médico, pero se recomienda apretar una gasa sobre la herida para tratar de controlar el sangrado.

 

¿En qué situaciones se recomienda acudir al médico?

Si se aprecia una de las siguientes situaciones es recomendable acudir al médico:
 

  • Si la herida ha producido la pérdida de mucha sangre.
  • Si hay un cuerpo extraño en la herida y no se va con el agua.
  • Si la herida es muy ancha o muy larga (ya que necesitará puntos).
  • Si la herida ha llegado hasta algún nervio o tendón.
  • Si la herida está producida por la mordedura de algún animal, ya que podría haber transmitido alguna enfermedad.