IDP - International Dermatologic Product
Mi Cesta Artículos
  • Subtotal
  • Gastos de envío
  • Total

Complementos

10% DE DESCUENTO EN MEDICAL SKIN
Bienvenido Otoño

Actualmente hay muchos complementos alimenticios destinados a preservar y mejorar la salud, así como suplementos.

Por ello es conveniente saber qué diferencia hay entre ambos, cómo funcionan y qué aportan a nuestro organismo, cuáles son sus componentes y, sobre todo, cuándo consumirlos en función de nuestra actividad profesional o nuestras deficiencias nutricionales. Vamos a ir desgranando cada uno de estos apartados. No hay que olvidar que lo que está en juego es algo tan importante como nuestra salud.

Qué son los complementos alimenticios y cómo funcionan

Los complementos alimenticios son combinaciones de nutrientes, vitaminas y minerales, entre otros, que en dosis específicas, como tabletas o comprimidos, nos ayudan a completar nuestra a alimentación o dieta diaria. Nuestra forma de vida, cada vez más sedentaria y asociada a factores como el estrés, las dietas de adelgazamiento o el propio organismo y sus necesidades fisiológicas, atendiendo a circunstancias especiales, como el embarazo, hacen necesario a menudo el uso de estos complementos nutricionales.

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que no son medicamentos. Los medicamentos se toman para aliviar o curar una enfermedad, mientras que los complementos ayudan a prevenirla, reforzando el sistema inmunitario con ese aporte de nutrientes. Tampoco se pueden utilizar como sustitución de los alimentos, ya que su función primordial es la de resolver esa carencia que nos impide realizar nuestras actividades diarias con normalidad. Por tanto, complementan, previenen y refuerzan, y atendiendo a eso, debemos hacer uso de ellos. Hecha esta aclaración, conviene puntualizar que los complementos alimenticios no sirven para sustituir a los propios alimentos. Lo mejor, como siempre en estos casos, es hacer ejercicio a diario, eliminar los hábitos perjudiciales, como el alcohol y el tabaco, y llevar una alimentación sana y equilibrada en vitaminas y minerales.

Para qué sirven los suplementos alimenticios

Antes de adentrarnos en este apartado, conviene aclarar la diferencia entre los complementos y los suplementos nutricionales. Son conceptos semejantes pero entre ellos hay sutiles diferencias que debemos tener en cuenta aunque muchas veces en la práctica pueden llegar a mezclarse. Mientras los primeros se fabrican con el propósito de complementar nuestra alimentación debido a una deficiencia, es decir, aportan una cantidad extra de energía o proteínas, los segundos sustituyen aquello de lo que carece el organismo. Además, el complemento no siempre toma la forma de tabletas o comprimidos. Puede ingerirse mediante batidos, barras energéticas o complejos de hierbas, por ejemplo. 

Entonces, para qué sirven los suplementos alimenticios. Los suplementos subsanan las limitaciones de determinados alimentos, ayudan a las personas que padecen una enfermedad o un trastorno específico, o a aquéllas que necesitan un apoyo en circunstancias especiales, como el ejercicio de un deporte profesional. Es ya popular el caso de la harina durante la Segunda Guerra Mundial, enriquecida con hierro y vitaminas del grupo B a causa de la escasez de cereales entre la población. Un caso que pone de manifiesto el uso que se ha dado tradicionalmente a los suplementos. 

Qué complementos tomar

Hay una amplia variedad de complementos alimenticios que pueden tomarse en función de nuestras necesidades. Antes hablábamos del deporte. Determinados complementos aportan, en este sentido, el refuerzo necesario para mantenerse una buena forma o afrontar con garantías de éxito una competición deportiva. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a la glutamina, un aminoácido muy apropiado para la práctica del ciclismo o el atletismo, actividades que suponen un gran esfuerzo físico, ya que evita el deterioro de la masa muscular. O la creatina, otro aminoácido, que proporciona un suplemento de energía. Hay que tener en cuenta, también, que un exceso de vitaminas o minerales podría perjudicarnos seriamente en cualquier ámbito.

Pero ahora vamos a tratar aquellos complementos que refuerzan nuestra salud y sus beneficios para el organismo. Ya hemos mencionado anteriormente que nuestro ritmo de vida nos impide, a menudo, llevar una alimentación equilibrada. Estos complementos nutricionales repercuten de forma directa en nuestro bienestar. Cómo lo hacen: mejoran nuestra capacidad de concentración, fortalecen el cabello, la piel y las uñas, ayudan a prevenir ciertas enfermedades y a reducir el colesterol, retrasan el envejecimiento y compensan el gasto energético. Por eso, Centapil Sun y Centapil H, con sus componentes a base de antioxidantes, aminoácidos y otros que mencionaremos más tarde, son tan convenientes para nuestra salud. 

Consumo de suplementos

Ya sabemos qué son los suplementos. Pero, cuándo tomarlos. Si llevamos una dieta variada, sin exceso de grasa, además de unos hábitos de vida sanos, no es necesario tomar ninguna medida en este sentido. Conviene decir a este respecto que el exceso de algunos suplementos también puede perjudicar nuestra salud. Por eso, hemos de ser prudentes en su uso. Normalmente, los suplementos alimenticios son indicados para niños o adolescentes con malas costumbres alimenticias (la comida rápida, por ejemplo), para personas vegetarianas o aquéllas que tienen complicaciones para absorber determinados nutrientes, para personas de edad avanzada o mujeres embarazadas. Para las mujeres en este estado se suele prescribir ácido fólico o hierro para el normal desarrollo del bebé, incluso durante el período de lactancia. Los suplementos son útiles en otros muchos casos, pero hemos de tener muy presente que siempre debemos seguir las instrucciones del fabricante y en el supuesto de sufrir alguna incompatibilidad acudir a nuestro médico antes de ingerirlos.

Contenido de los complementos alimenticios

Los complementos llevan vitaminas, minerales como el zinc o el calcio para el desarrollo de los huesos, aminoácidos, proteínas para la regeneración de los tejidos, antioxidantes o probioticos que ayudan a mantener la flora intestinal. El producto Centapil Sun es un antioxidante, ideal para las pieles sensibles al sol, gracias a su protector actínico.

Qué son los antioxidantes, de qué modo afectan al organismo y cuáles son sus beneficios. Son sustancias que previenen el proceso de oxidación de las células por causas tan dispares como el exceso de tabaco o de alcohol, la contaminación o los períodos prolongados de insomnio. La vitamina E, por ejemplo, es un antioxidante especialmente recomendado para las mujeres con la menopausia o la piel seca. 
El Centapil H es un complemento que contiene aminoácidos, vitaminas y minerales. Muy aconsejable para el cuidado del cabello y las uñas. Los aminoácidos son otros de los componentes vitales para facilitar el proceso metabólico y reforzar el sistema inmunológico. También ayudan a regular el estado de ánimo y controlar los trastornos del sueño, con beneficio para nuestros huesos y articulaciones. También los minerales aportan su grano de arena en ese propósito, que es el de cuidar nuestra salud. Hemos citado el calcio, pero también se suman el selenio que ayuda regenerar y mantener la elasticidad de los tejidos o el potasio, con efectos benéficos sobre el corazón o los riñones. Por eso son tan necesarios los complementos alimenticios.

Si estás buscando complementos alimenticios dermatológicos, IDP te ofrece una gran selección testada y verificada por dermatólogos y farmacéuticos expertos en salud dermatológica. Conoce también nuestra gama de productos para el cuidado de la piel y productos para el cuidado del cabello.